Tag Archive for CFD

Técnica del CASH EXTRACTION para conseguir líquidez.

Esta técnica es muy simple. Consiste en sustituir una posición en acciones por su equivalente en derivados financieros para conseguir liquidez sin perder la posición aprovechándonos del apalancamiento financiero.

Es decir, imaginemos que tenemos 1000 acciones de la compañía Gas Natural (GAS) que cotiza en estos momentos a 15, por ejemplo. Vemos claramente que el valor está alcista pero necesitamos parte del capital, por el motivo que sea. En ese caso podemos abrir una posición larga con 1000 CFD’s . Para ello necesitaremos, dependiendo del broker, un 10%, eso es 1500 €. El broker nos pedirá también un saldo mínimo en la cuenta. Supongamos 1000 € más. Pues bien, con 2500 € tendremos la misma posición que con las acciones, una inversión de 15.000 € pero con la ventaja que podremos “recuperar” 12.500 € que estaban inmovilizados.

Así pues, si necesitamos dinero de una acciones que no queremos vender, una buena solución es la estrategia del Cash-Extraction siempre y cuando no nos interesen los derechos políticos que las acciones de una compañía nos aportan.

El principal inconveniente de esta técnica está en que se necesita una cuenta distinta a la de las acciones. Una cuenta de derivados. Y también que nos van a cobrar algo de financiación al ser productos apalancados. También hay que tener en cuenta que los dividendos los pagan parcialmente.

¿ Quien ha dicho que se necesita dinero para invertir en bolsa ?

Euros fotos de mserra

No es necesario un gran capital para empezar a invertir en bolsa.

Se tiene la falsa impresión de que es necesario mucho dinero para invertir en bolsa. Pues esto es falso. Hoy en día se puede abrir una cuenta de valores vinculada a una cuenta corriente sin que nos exijan un saldo mínimo. No hay ninguna norma que impida comprar una única acción de una compañía. Y hay acciones que cuestan menos de un euro. Son las llamadas “penny stocks”. Eso seria, evidentemente, antieconómico ya que el coste de la compra seria desproporcionado. Pero la posibilidad existe.
Igualmente podemos abrir una cuenta de derivados financieros, por ejemplo de CFD’s, con cantidades muy pequeñas, por ejemplo 500 € por medio de una tarjeta de crédito, etc.
Considerando que son productos que permiten el apalancamiento financiero esto significa que la capacidad de inversión se puede multiplicar considerablemente. Es decir, imaginemos que de estos 500 € ,inviertes la mitad en un valor que el broker te exija un 10% de garantía. Esto significa que puedes comprar y vender por valor de 2500 € y varias veces al día. Comprando, vendiendo continuamente se puede ganar mucho dinero o perderlo todo, por supuesto. Las comisiones son bajas y esto es perfectamente posible. Las mismas operaciones, en acciones, sería antirentables ya que los gastos mermarían los posibles beneficios. Se necesitaría emplear un capital mucho mayor, como mínimo 3000€ para que los costes no mermen la posible rentabilidad y no seria recomendable moverlo mucho.
Por lo tanto, si queremos invertir en acciones directamente es interesante realizar estrategias pasivas. Tipo “buy and hold”. Es muy conveniente en ese caso que nuestro intermediario financiero no nos cobre gastos de custodia, ya que de hecho no custodian nada. Yo trabajo, entre otros, con dos brokers que no me cobran custodia de valores: broker naranja de Ing Direct y Iw Bank, un broker italiano que además ofrece tiempo real.

Operativa en CFD’s para principiantes

Para iniciarse en el mundo de la bolsa lo primero que hay que tener es un mínimo de formación. Lo voy a comparar con la conducción de un automóvil. No se puede circular si antes no se ha estudiado las normas de circulación y practicado el manejo del coche.

Por ello es importante, antes de arriesgar el dinero propio, practicar con dinero virtual hasta conseguir desarrollar una estrategia ganadora. Para ello están los simuladores virtuales.

Bien, supongamos que estamos suficientemente formados. El siguiente paso será abrir una cuenta en un broker. Yo recomiendo, por experiencia propia, iniciarse en CFD’s sobre acciones, puesto que replican el comportamiento de estos valores y permiten efectuar inversiones pequeñas.

Se trata de ir con mucha prudencia al principio. Igual que hariamos si acabamos de sacarnos el carnet de conducir. Hay que limitar la velocidad cuando se es novato.

Así pués, lo primero que tendremos que hacer es escojer un broker de CFD’s que no cobre comisión mínima por operación. Esto nos permitirá realizar operaciones pequeñas sin arriesgar mucho dinero. Mientras que en acciones es aconsejable hacer operaciones de un mínimo 3.000 € si no se quiere que los gastos de comisiones, cánones, custodia, etc. mermen toda posible rentabilidad. Con CFD’s, si no hay comjsión mínima, podemos realizar desde 1 CFD de cualquier importe. Esto en acciones es impensable a no ser que el valor de la acción sea muy elevado.

Podremos abrir la cuenta, con por ejemplo, 500 €. mediante una targeta de crédito. Este capital nos permitirá hacer operaciones de hasta 5.000 € aproximadamente. Depende de la garantia que nos exija el broker, entre un 5 y un 25 % . El broker se cuidará de controlarte que no te quedes sin saldo. No podrás utilizar el total de los 500 €.

Para operar en CFD’s hay que olvidarse de la garantia y pensar que estamos operando en acciones, para CFD’s sobre acciones. Es decir, hay que mirar no el importe de la garantia, sinó el valor total de la inversión. Repito, hay que olvidarse de la garantia y centrarse en el total, que va a ser nuestro máximo riesgo, como en el caso de las acciones.

Si lo hacemos así correremos el mismo riesgo que con la operativa directa con acciones, ni más, ni menos. Pero con la ventaja, entre otras, que podremos operar en los dos sentidos: bajista y alcista. Luego se gana tiempo.

Si no seguimos esta norma básica, nos la podemos pegar facilmente al ser los CFD’s un producto apalancado, es decir, que nos prestan el dinero que nos falta hasta completar el total. Seria el equivalente a ir con un coche deportivo a 200 por la autopista, nos podriamos pegar una castaña mortal. Hay que ser prudentes.

Las primeras operaciones tendrian que ser, pués, muy pequeñas, de como mucho, de un máximo de 100 € por ejemplo. Si la garantia es del 5% esto representa que nos descontarian de la cuenta esos 5 € más las comisiones. Asi, nuestro riesgo máximo serian 100 €, no los 5€.

El siguiente consejo, muy importante, para limitar las pérdidas seria colocar inmediatamente el stop de protección. Es nuestra linia roja. Si hay una barrida de stops podemos entrar de nuevo y listo. La mayoris de brokers permiten poner órdenes del tipo OCO, órdenes condicionadas. Una orden provoca que se ejecute automáticamente otra, por ejemplo un stop.

Los stops tienen la mala costumbre de saltar y es un arte saberlos colocar, pero esto será el tema de otro post.

Evidentemente mejor, al principio, no abrir más de 3 operaciones simultaneas ya que primero hay que practicar mucho con la nueva plataforma hasta conocerla perfectamente. A parte que representaria multiplicar el riesgo por 3.

Con el tiempo se puede ir aumentado las inversiones, pero siempre teniendo presente el total de la inversión y no en la garantia. El truco, pués, está en pensar que són acciones y no CFD’s y tener claro nuestro riesgo máximo, que es el total de la inversión, y no la distancia al stop ya que los gaps pueden hacer que el stop no se ejecute en el importe que estaba previsto.

El siguiente paso es ir practicando operativas: bajistas, alcistas, “trailing” stops, promediar al alza, etc.

¿Durante cuánto tiempo? Depende de la intensidad. Yo creo que como mínimo 3 meses.

Qué son los CFD’s. Comparativa con la operativa en acciones.

Voy a intentar explicar con ejemplos cómo funcionan y que son los CFD’s.
Los Contratos por Diferencias (Contract For Diferences) en adelante CFD’s, son derivados financieros que replican el precio de un subyacente, por ejemplo acciones, materias primeras (cacao, petróleo), divisas, tipos de interés, metales preciosos, etc. Son contratos en los que las dos partes se comprometen a intercambiar la diferencia de valor en el subyacente. De hecho los futuros y opciones, también son derivados financieros, pero tienen un vencimiento. Por ejemplo, un contrato de arras seria una opción de compra de una casa en un plazo determinado.
Todos estos derivados financieros son productos apalancados, esto significa que sólo se exige una parte de la inversión, una garantía. Es el mismo caso de los contratos de arras en donde hay que dar una paga y señal.
Voy a poner unos ejemplos, comparando las operativas de acciones y CFD’s con la esperanza de que se entienda como funcionan estos instrumentos.
Caso de operación de compra de 1.000 acciones al precio de 10€. Necesito 10.000 €. Al cabo de un mes el precio es de 12€. Decido cerrar la posición obteniendo por la venta 12.000€. Beneficio 2.000 €, esto es un 20%.
Vamos a realizar la misma operación en CFD’s. Decido abrir una posición alcista de 1.000 CFD’s de la misma compañía a 10€ cada CFD. El broker me exige una garantía de un 10% del total de la inversión, es decir, 1.000 €. Cuando el subyacente, es decir, las acciones están a 12€, los CFD’s también. Cierro la posición y recupero la garantía de 1000€ más 2€ por CFD de beneficio. Esto es  2.000 €. Resultado he invertido 1.000€ y he obtenido 2.000€, esto es un 200%.
Nota, si las acciones bajan y cerramos a 8€ en acciones perderíamos un 20% y en CFD’s un 200%. Los resultados son simétricos. Para esto están los stops, etc. Pero esto es otro tema.
Vamos a explicar el caso de posición corta, o bajista. Normalmente en España no se suele prestar acciones. Pero imaginemos que un banco nos presta 1.000 acciones que en ese momento cotizan a 10 y decido venderlas. Cobro 10.000€. Supongamos que el valor evoluciona, como lo esperaba, y baja a 8€ en donde decido comprar 1.000 acciones que me cuestan 8.000 €. Devuelvo las 1.000 acciones y me quedo con los 2.000 €. El resultado es un 20% de beneficio.
Como en el caso anterior, si la posición se pone en nuestra contra, en acciones podríamos quedarnos pillados y “esperar” que el valor vuelva a bajar. En CFD’s habría que cortar la operativa de una manera expeditiva ya que el broker nos ira descontando la perdida de nuestra cuenta. En CFD’s, la operativa es similar. Decido ponerme corto en el valor cuando cotiza a 10 vendiendo 1.000 CFD’s. El broker nos pide un 10% de garantía, es decir, 1.000 €. Cierro la posición a 8€. Tengo un beneficio de 2€ por CFD y recupero la garantía. El resultado es un beneficio de un 200% puesto que solo he utilizado 1000 € para ganar 2.000 €. Es decir he utilizado 10 veces menos capital para obtener el mismo resultado, con la misma estrategia y a un menor coste.
La diferencia, a parte de los costes de comisiones y cánones de bolsa, etc está en que siendo estrategias idénticas la operativa bajista en acciones es compleja y cara mientras que en CFD’s con sólo apretar el botón de “vender” es suficiente.
Hay que tener en cuenta ciertos aspectos respecto a los CFD’s. Primero, el broker nos cobrará una financiación puesto que se supone que nos presta dinero si la posición es alcista. Si la posición es bajista, en teoría cobraríamos nosotros pero no en el mismo porcentaje que el caso alcista: normalmente el Euribor menos un diferencial.
Dividendos: en el caso de CFD’s sobre acciones para posiciones alcistas se cobra sólo una parte. En posiciones bajista nosotros hemos de pagar el 100% de los dividendos.
Una ventaja, para mi muy importante de los CFD’s es que si el broker no nos cobra un mínimo de comisión podemos operar des de 1 CFD. En acciones esto seria muy costoso y por tanto inviable a largo plazo.
A mi parecer, el inconveniente principal que tiene este producto financiero es que el broker hace una liquidación inmediata según varia el precio del subyacente. Es decir, si la acción baja 0,5 € y tienes una posición larga, por cada CFD te descuentan de la cuenta esos 0,5€. Por lo tanto hay que tener saldo suficiente en la cuenta para poder cubrir estas oscilaciones. Esto es un problema en las operativas a largo plazo. Es decir, los CFD’s pueden ser buenos instrumentos para hacer coberturas o para la especulación a corto plazo, intradia, etc pero no para estrategias de “Buy and Hold” más propio de carteras de acciones en donde se busca rentabilidad por dividendos.
Otra ventaja de los CFD’s es que se puede especular en valores extranjeros y otros subyacentes. De hecho, en teoría, podríamos hacer una cobertura sobre las subidas de la gasolina o los tipos de interés de nuestra hipoteca, divisas, etc.
Y por último, una ventaja respecto a las acciones que ofrecen los CFD’s es que en caso de barridas de stops si se quiere volver a entrar la operativa es muy ágil y relativamente poco costosa. En acciones, un barrida de stops es un problema ya que los costes son mayores. Es decir, se pueden ceñir más los stops que en acciones ya que si salta el stop, volvemos a entrar y ya está.  El coste es pequeño. Pero hay que estar muy encima, más que en acciones.
Un detalle, en la bolsa americana no están permitidos los CFD’s. Sólo funcionan en Europa.

Tu propio “Hedge Fund”. Cobertura de acciones de bolsa.

Todos sabemos el riesgo que conlleva invertir en un valor cotizado en bolsa.
Si lo que nos interesa es cubrirnos del riesgo de bajadas del valor de unas acciones para poder aprovecharnos de los dividendos, tendremos que usar algún derivado financiero que nos permita posicionarnos cortos, es decir, a la baja en el valor que estemos invertidos. Yo recomiendo, como derivado financiero de muy fácil uso, los CFD . En otro post explicaré como funcionan.
La estrategia consiste en aprovecharse de las caídas del valor con los beneficios que reportaría la posición bajista.
Es decir, imaginemos que queremos aprovecharnos de los dividendos de Telefónica. Compramos, pongamos por caso, 1000 acciones a 17 € cada acción.
Y al mismo tiempo, con otra cuenta, vendemos 1000 CFDs a 17 € también. Para ello necesitaremos, dependiendo de nuestro broker, un 10% del valor de la inversión, es decir 1700 €. Imaginemos que la acción se pone a 15 €. Con los CFDs habríamos ganado 2 € por CFD, es decir, 2000 €.
Con estos 2000 € yo compraría más acciones, en este caso a 15€. De esta forma no sólo conseguiremos promediar nuestra posición sinó que cobraremos también dividendos de las nuevas acciones.
Supongamos el caso contrario. El valor de las acciones en vez de bajar suben. La posición en CFDs nos daría perdida. Yo lo que haría es cerrar la posición mientras el precio estuviera por encima de compra 17 € y si, por casualidad, se pusiera a 20 € podríamos abrir de nuevo una posición corta para cosolidar los 3000 € de beneficio.
Evidentemente hay otras posibilidades pero pienso que este tipo de coberturas es mucho mejor que usar stops, que siempre acaban saltando o nos los hacen saltar los tiburones del mercado con sus barridas de stops de los novatos.
Estas estrategias son pasivas, tipo “buy and hold”. Lo que buscamos, sobretodo, es la rentabilidad por dividendo. Pero requieren un seguimiento continuado para aprovechar el momento. Otro tema es cuando cerrar o no la posición bajista. Lo sencillo es tener como referencia la rentabilidad por dividendo que para el caso que nos ocupa sería de 1,7 € por acción, esto representa un 10% bruto cuando el valor está a 17 y más de 11% si la cotización llega a los 15 €. A mi parecer, con esta rentabilidad por dividendo, la acción estaría muy barata y posiblemente habrá muchos inversores que querrán comprar a poco que el índice de referencia, el IBEX, acompañe. Podemos usar el analisis técnico pero para ello tendríamos que conocer esta técnica y esto es harina de otro costal.

Más información sobre esta temáica lo encontrareis en el blog de RM Tradings, en donde se enumeran otras ventajas que no he indicado en este post.

La estrategia contraria a la cobertura seria la de “Cash Extraction” que publicaré en otro post.